7 Consejos para Tener los Dientes Blancos

Los dientes blancos se han convertido en todo un símbolo de belleza y salud que como en la mayoría de los casos, no resulta fácil de conseguir. Entre las mejores fórmulas para hacerlo está el blanqueamiento dental profesional, ya sea en clínica o en casa (mediante férulas), pero la cosa no termina ahí, ya que el mantener el blanco natural de tus dientes va a depender en gran medida de ti mismo/a.

Mantener los Dientes Blancos

Muchas personas optan por buscar formas de crear blanqueadores caseros para mejorar el color de sus dientes amarillentos, pero antes de arriesgarse a provocar daños en el esmalte con métodos dudosos y “trucos de la abuela” en su afán por blanquear los dientes, convendría saber cómo prevenir la pérdida del color blanco del esmalte.

Si realmente quieres mantener tus dientes blancos, (ya sea después de un blanqueamiento dental o no), te contamos a continuación una serie de consejos que te ayudarán a llevar una rutina de hábitos para mantener el blanco de tus dientes de la mejor manera posible.

1.- Cepillarse adecuadamente. El cepillado es la pieza angular de la higiene y salud dental, y por lo tanto, no podía faltar como consejo número uno para mantener los dientes blancos y limpios. La acumulación de restos de comida que permanecen durante horas entre los dientes hace que poco a poco se cree un mal ambiente en tu boca, afectando a tu aliento y a la coloración de las piezas dentales. Por ello, es importante cepillar los dientes lo antes posible después de las comidas.

2.- Usar hilo o seda dental: Un consejo combinado con el anterior. Es hilo dental ayudará a eliminar adecuadamente los restos que no se hayan podido eliminar con el cepillo. Los cepillos interdentales cumplen la misma función.

3.- Dejar de fumar: El tabaco contiene nicotina, que es una sustancia tóxica que va dejando restos difíciles de eliminar entre los dientes. Los dientes amarillentos de los fumadores no son casualidad, y este es sólo unos de los efectos negativos del tabaco contra tu boca, que además puede poner en peligro la salud de tus encías, atacar y debilitar tu esmalte, etc.

4.- Consumir moderadamente algunos tipos de bebidas: Las bebidas como el café, el y demás infusiones, pasando por los zumos y el vino, tienen una gran capacidad para alterar el color de los dientes. Si consumes habitualmente esta clase de bebidas estás favoreciendo la pérdida del color blanco de tus dientes. Las bebidas azucaradas y con gas también deben consumirse con moderación.

5.- No abusar de las salsas: Los condimentos como son el kétchup, la mostaza, el curry, la soja o el balsámico tienen unas características que los hacen teñir los dientes fácilmente. En general, estas salsas deben consumirse sin abusar, e intentar lavar los dientes después de la comida con mayor atención.

6.- Mascar chicles: Si no puedes lavarte los dientes justo después de comer, puedes mascar chicle sin azúcar. No es que el chicle ayude a blanquear, pero sí que ayuda a salivar, y con ello a retirar los restos de comidas más superficiales que hayan quedado entre tus dientes. Pero recuerda que esto no sustituye al cepillado.

7.- Realizar limpiezas profesionales: Deberías acudir al dentista al menos una vez al año para hacer una revisión y valorar la necesidad de realizar una limpieza dental para eliminar posibles acumulaciones de sarro que además de alterar el color de tus dientes pueden crear otros problemas de salud bucal.

Todos estos consejos van a favorecer que mantengas unos dientes blancos por mayor tiempo y a la larga te ahorres la necesidad de blanquearlos. Así que ¡comienza a ponerlos en práctica cuanto antes!